Me paso tu egoísmo por el trasero.

Ojalá algún día te dé por pensar en alguien antes que en ti misma.
Ojalá no sigas viviendo en un constante "ojos que no ven, corazón que no siente", que nunca hizo más creíble una mentira. Aunque tú no lo cuentes, tus palabras suenan diferentes cuando solo buscas una salida.

Será que yo sí me esforcé en conocerte, y ahora sé cuando mientes, como duermes, como piensas, como eres y como miras. Y no sabes como de cruel es mentirme a mí mismo para salvarte a ti. Tragarme el orgullo, y llenar de sal mis propias heridas.

Pero es que no lo entiendes, no son tus palabras las que duelen, son tus actos. Es que si tienes que mentirme, yo no sé a quien carajos tengo al lado.Es que ni tú eres libre, ni yo soy más que otro humano enjaulado.
Ojalá pudiera decir que fue por amor, pero hacía demasiado que eras más dolor que cualquier sospecha de sensación que provocase algo de felicidad que cayera de mi lado. Pero somos así, amor, nos enganchamos al dolor y a la mentira como si tuviéramos cien vidas para curarnos. Como si una palabra tuya de verdad bastara para sanarme. Cuando en realidad, solo me hacen daño. Cuando deseo irme, cuando estoy tan cansado.

Cuando después de tanto, cuando me miras, siento que si una palabra tuya es capaz de hacerme sonreír, seguramente, será mentira...

No voy a engañarte, alguna vez me pregunté qué era lo que había hecho mal.

Pero entendí que lo que estaba haciendo mal, era la pregunta. Que tenía que preguntarme qué era lo que no había hecho. Y la respuesta era "marcharme". No haberme ido cuando no merecías que me quedase. No valorarme, no mirar por mí, no cuidarme por cuidarte a ti, cuando ni querías, ni merecías que te cuidase. Tenías más ego que valores, más orgullo que sentimientos, y más palabras que hechos. Fuiste egoísta, interesada, hipócrita, y demostraste tener el corazón o muy oscuro, o muy pequeño. Pero en el fondo te lo agradezco, porque desde entonces, no me conformo con menos de lo que entrego y lo que merezco.
Porque ahora me quiero
y sé todo lo que no quiero.

Ahora soy generoso conmigo,
y me paso tu egoísmo por el trasero.

x
x